Si estás embarazada y tienes un felino en casa, mis felicitaciones por partida doble: felicidades por esa nueva vida que viene de camino y felicidades por tener la gran suerte de poder compartir dicha experiencia con tu gatito.

¿Qué es la toxoplasmosis?

La infección por Toxoplasma gondii afecta a animales de sangre caliente de todo el mundo. Se trata de un parásito intracelular obligado y los felinos son sus únicos hospedadores definitivos.
¿Qué quiere decir esto? Que son los únicos que eliminan huevos (ooquistes) expulsándolos al ambiente como fuente de diseminación, lo cual no implica que sean la única fuente de infección para nosotros.

Los gatos se infectan al comer carne cruda o al ingerir los ooquistes (huevos) eliminados por otros gatos en el ambiente y desarrollarán una infección, en la mayoría de los casos subclínica; es decir, no mostrarán síntomas y pasarán la infección, desarrollando anticuerpos que los protege frente a futuras nuevas reinfecciones. Durante esta etapa, los gatos, aunque no tengan sintomatología, eliminan durante 10-15 días los ooquistes (huevos) infectivos con las heces.

Los ooquistes (huevos) liberados a través de las heces del gato son ingeridos por los hospedadores intermediarios (vacuno, caprino, ovino, etc.), pasando a su circulación sanguínea y llegando a tejidos como el sistema nervioso, músculos y vísceras, donde producen unos quistes. Solo en individuos que estén inmunodeprimidos se desarrollaría la enfermedad. Los individuos con un sistema inmune competente desarrollarán anticuerpos frente a la enfermedad y no mostrarán sintomatología.

La toxoplasmosis en personas no cursa con síntomas salvo en personas inmunodeprimidas o en mujeres embarazadas, en las que puede llegar a producir malformaciones fetales o abortos.

La forma de transmisión más importante de Toxoplasma a las personas NO es la ingesta de los ooquistes (huevos) eliminados con las heces del gato, sino la ingestión de los quistes que se han formado en los órganos o músculos de los hospedadores intermediarios (vacuno, cerdo,…), o bien al ingerir ooquistes (huevos) en vegetales crudos mal lavados.

toxoplasmosis01

Posibilidades reales de contraer la enfermedad a través de tu gato

Es prácticamente imposible que tu gato te contagie de Toxoplasmosis durante el embarazo, porque:

  • 1. La mayoría de mujeres (60-70%) tienen anticuerpos frente al Toxoplasma, independientemente de si tienen o no gato, debido a que en algún momento de su vida han tenido contacto con el parásito. Por tanto, si tu médico, al realizarte la prueba, te comenta que tienes anticuerpos, NO puedes contraer la enfermedad.
  • 2. La mayoría de los gatos son seropositivos, es decir, tienen anticuerpos frente al toxoplasma, por lo que no pueden volver a contraerlo.
  • 3. Los gatos que se infectan de Toxoplasma SOLO pueden eliminar los huevos infectados durante 10-15 días a lo largo de su vida. Si tu gato es seronegativo (no ha pasado la infección), come pienso formulado (sin carne cruda) y no sale al exterior donde puede estar en contacto con otros gatos, es prácticamente imposible que lo contraiga y que justo, durante tu embarazo, se produzca la diseminación.
  • 4. Los ooquistes (huevos) necesitan como mínimo 24 horas en temperatura ambiente para volverse infectivos. Si se retiran las heces a diario, esto no va a ocurrir.

Como ves, las posibilidades de que tu gato pueda ser una fuente de contagio de Toxoplasmosis durante tu embarazo son prácticamente inexistentes, puesto que debe ocurrir a la vez, que seas seronegativa, que tu gato también lo sea, que durante el embarazo él contraiga la enfermedad y que las heces estén el tiempo suficiente en el arenero como para volverse los huevos infectivos.

Prevención

La prevención en las mujeres embarazadas es la misma tengas gato en casa o no:

  • Evitar los alimentos cárnicos crudos o mal cocinados, puesto que pueden contener los quistes.
  • Evitar los vegetales mal lavados, que pueden contener los ooquistes (huevos) infectivos.
  • Si eres seronegativa y quieres quedarte más tranquila al respecto, acude a tu veterinario. Con solo unas gotitas de la sangre de tu felino podemos saber si tiene anticuerpos y, por tanto, conocer las posibilidades reales de transmitirte la enfermedad.
  • Elimina las heces de tu gato de su bandeja a diario, o que otra persona se encargue de dicha labor. Así no hay posibilidades de que los huevos se hagan infectivos.
  • Puedes acariciar a tu gato con tranquilidad. Los ooquistes salen con las heces, no están en el pelo. Tu gato es lo suficientemente pulcro como para acicalarse a diario para mantenerse limpito.

Conclusión

Muchas propietarias de felinos se deshacen de éstos o los abandonan al conocer que están embarazadas por el miedo a perder su futuro bebé. Algunos médicos prefieren curarse en salud y recomiendan a las mujeres no convivir con un gato durante la gestación, cuando, como hemos visto, esto no es necesario.

Compartir el embarazo y la futura maternidad con tu compañero felino es una experiencia muy bonita, no permitas que el miedo o la ignorancia sobre este tema te impidan vivirla.
Si tienes dudas al respecto, consulta a tu veterinario de confianza.

Autora: Esther Valle. Veterinaria en Clínica Veterinaria Conde Duque.